9 feb. 2011

No sos vos, soy mis ganas de vos



"Voy a dejar 
que mi guitarra diga todo lo que yo 
no sé decir por mí 
o quizás deba esperar 
a que el insulto del reloj 
acabe de planear mi fin 
duelen tanto las sonrisas 
cuesta un mundo respirar 
es que no tenerte aquí ya me hace mal"



Soy un animal de costumbre. Malas, en general. Una madre diría que son el resultado de la mala vida y la poca vergüenza, pero eso sería si no fuera la mía. Le amo, profundamente, pero si soy lo que soy es el resultado, no sólo genético, de lo que ella y mi santo padre hicieron de mí. Yo siempre digo que es más fácil echarle la culpa a los otros de nuestras desgracias, pero en este caso, cada martes a las 17 el adonis que tengo por terapeuta, aún contra su voluntad, me da la razón. Y como todo tiene que ver con todo, volvemos al principio (?) del asunto. El muy guacho se fue de vacaciones. 

Me dejó con un montón de dudas, angustias, preguntas para irse a echarse de panza al sol como si mi vida no estuviese en crisis. Quien mierda se cree que es, para decir, con esa sonrisa hermosa que tiene: En marzo, me llamas y vemos si retomamos.
Me dio un beso, me elogió la visita a la peluquería y guiñándome el ojo cerró la puerta en mi asombro y mis preguntas:

a-      Me deja sin explicaciones?
b-      Como que vemos?
c-      Que mi plata y mi crisis no valen?

Así estamos. Es martes y necesito mi catarsis de costumbre. Así que acá estoy. Vomitando lo que distintos estímulos cotidianos me provocan.

Soy contestadora compulsiva. Algunos usuarios de twitter y de Blogger me reconocen por eso. Y toda acción de los otros genera en mí un efecto. Fue hace dos miércoles atrás, mientras contestaba un post en el que me vi reflejada, que éste me explotó en la cara haciendo que miles de preguntas y dudas brotaran casi desangrándome.  

Intenté entonces escribir, todo esto, pero se me perjudicó el Windows, así es entonces, tenia todo el ordenador (?) desconfigurado. Todos los archivos y programas estaban ahí pero eran imposibles de usar. Las fotos, la música mis recuerdos todos desorganizados en la memoria. Como yo, el CPU necesitaba un formateo. Finalmente aquí estamos. Ella y yo.

Colecciono anécdotas y estos últimos años han sido una gran cosecha. Quizás sea lo duro que resultó la metamorfosis de convertir a la oruga en mariposa. Pero gracias al talento heredado de mi madre pude hacerlo siempre riendo, enfrentarme a  dolores y varios fracasos. Romper mi destino de princesa y cambiarlo por la apasionante incertidumbre de vivir al día.

A veces cuesta mucho mirarse internamente. Ver quienes somos, reconocer lo que queremos y  lo que tenemos. Yo soy una estafadora, parezco, pero no soy tan valiente.
Pero aún así me senté a pensarme. Lo primero que surge, porque sera? es decir cual Sandra: “…Soy lo que soy, no tengo que dar excusas por eso. A nadie hago mal y el sol sale igual…”.

Pero claro, inmediatamente el otro enano me dice que me las tengo que dar a mí. Sobre todo cuando los otros, creen que soy esquizofrénica, o que invento la cantidad de cosas que me pasan. Me hago la tonta, pero la mirada del otro, afecta la mía.

Soy múltiple. Inquieta. Contradictoria. Inconforme. Postergadora. Intolerante. Mimosa .Esquiva. Si creyera en la reencarnación diría que en otra vida fui un gato, pero como no  lo creo vivo las siete vidas superpuestas.

Estudie danza clásica, flamenco y piano. Hice gimnasia artística, hockey, handball, voley y natación. Quise cantar, pero no tengo talento y  sí algo de autocrítica. Niña de excelente promedio pero de faldas muy cortas que perdió (?) la bandera por encerrarse a tomar cervezas en el baño de varones. 


Estudié Arquitectura, Diseño, Ciencias Económicas, Abogacía y Filosofía. Como estaba en lo planes, a los 25 tenía un título universitario, y cursaba 2 postgrado. Estuve interrumpidamente de novia entre los 17 y los 27. Hasta que asumí que los 3 hijos rubios y la casa con jardín no me cerraban. O no me cerraban con él.

Me hice feminista por experiencia y zurda por convicción. Y ese fue un camino tan arduo como placentero. Pero tras enfrentarme a un camionero en un piquete en minifaldas y botas con taco aguja, tuve que dejar algunas ideas en un cajón. 


Así también debí enfrentarme al lastimoso pero certero golpe de mis padres:“tanto nos costó salir de la pobreza para que vos la elijas” disparando contra ellos toda mi madurez: “Ya cumplí con todo lo que esperaban de su hija modelo (ah, si, también cobre por desfilar), dejen de vivir a través mío, porque finalmente mi vida la vivo como quiero y como puedo”


Desde entonces hago terapia, porque después de todo soy también producto de esta sociedad que por mucha libertad con la haya crecido, todo el peso de la culpa condiciona mis acciones. Pero como sello de aquel pacto y asumiendo de una vez por todas  el tamaño de mis tetas , me teñí de rubia. Ahora la gente espera mucho menos de mí, yo manejo sus expectativas. Y cada tanto, sorprendo.

Genero odios y cuchicheos porque duermo como quiero y con quien quiero. Leo sin escalas Agamben, Esposito, Petras, Rowling, Cortazar y Paparazzi. Me gusta Gran Hermano y ver series yanquis. Cuanto más retorcida  o de ciencia ficción sea, mejor (que es sino para nosotras eso del american dreams?)

De chica, compraba aceituna a la griega en lugar de caramelos y ahorraba lo que mis hermanas gastaban en la calesita para comprar libros de mitología. Algunos dirían excéntrica. Lo soy. No me gusta comer el tomate si no es caliente, pero odio las salsas rojas. Soy feliz tomando helado derretido con cerveza y puedo pasar una semana entera comiendo exactamente lo mismo. 

La comida, es una de las formas más concretas de determinar la subjetividad, al menos la mía. Me traslada por el mundo, identifica personas. Fortifica y discrimina vínculos. Por eso el mejor plan está  mediado por un buen menú. Aún cuando sea conmigo misma. Me gusta ir sola a cenar y al cine. Me encanta ver las miradas que se entrecruzan y  la incomodidad del mozo, cuando tiene que retirar el puesto en las mesas de a dos. Odio cocinar, pero para satisfacer mi gula y deseo me hice experta en lomo al verdeo, sushi, tacos mexicanos y sorrentinos negros. El rito de cocinarle alguien es la mayor muestra de amor que alguien puede esperar de mí.

Me gusta coser, tejer y bordar. A veces, lloro en las películas de amor, aunque generalmente sucede en las que el amor es filial. De padres e hijos. Me gusta ver, jugar y hablar de fútbol. Puedo explicar el principio de offside como también porque estalló la burbuja financiera que desató la crisis en el 2008 y su diferencia con la del ´29. Puteo como tachero en la cancha pero soy una dama en vestido negro en la cena del trabajo. Disfruto cuando esos 35 hombres  se ven obligados a seguir mis órdenes. Lo hago con voz firme pero siempre moviendo las pestañas y usando  palabras que exacerben lo bien que resuelven mis demandas.

Trabajo de lo quiero, lo mínimo necesario para poder vivir tranquilamente y disponer así de tiempo libre para hacer con él lo que se me plazca. Por eso vivo a mil, cansada, porque lo quiero todo. Incluso más de lo que me permite el cuerpo y la mente.

Malas elecciones y mucho egoísmo han hecho de mí, una solitaria empedernida. Vivo rodeada de gente, una mariposa social dirían, pero muy pocos son los que pueden entrar y permanecer. Soy insoportable e intolerante. Mala junta, diría la abuela. Y ahí radica el conflicto de turno.

Decía frente al mar,  a Mar, después de todo soy una mujer que a los 32, tiene todo lo que una mente tan poco ambiciosa como la mía puede aspirar: una carrera, algunos dicen prestigiosa, desarrollo de todo los hobbies que mi cuerpo y mis ganas me permiten, afectos sinceros y un hogar. Sólo mío. 

Pero  finalmente soy capaz de reconocer que no necesito un otro para completarme, pero lo quiero. 

Quiero un hombre cuya sola existencia me estremezca.  Hoy no está, pero ansío que llegue. Un hombre capaz de conmoverme. Y romper la maldición que determina que "mujeres como yo sólo pueden tener romances épicos consigo mismas"

Despues de todo soy sólo una mujer. A veces, rota. Pero algún descosido debe haber.




"En este momento hay seis mil millones, ochoscientos  noventa y ocho millones, seiscientas cuarenta y ocho mil, seiscientas setenta y una personas en el mundo. Algunas corren asustadas. Otras vuelven a casa. Algunas dicen mentiras para llegar al final del día. Otras simplemente están enfrentándose a la verdad. Algunos son hombres malvados en guerra con los buenos. Y algunos son buenos, luchando con los malvados. Seis mil millones de personas en el mundo. Seis mil millones de almas. Y a veces… todo lo que necesitas es una" (Mark Schwahn)



14 comentarios:

  1. Ay querida Claire...luego de leer esto termino de confirmar que somos esa clase de chicas con la que nuestros padres no quisieran que nos codeemos.
    Menos si nos juntamos (Combinación explosiva dije hace un rato).
    Vine a leer con el temor de complicarme la existecia, lo cual sería gran problema porque yo no tengo terapeuta ni de vacaciones ni en actividad.
    Soy solo una mujer de 30 que escribe cuál vomito lo que le va sucediendo -Un diario íntimo 2.0- para el que se anime a leerlo, y pague las consecuencias de su lectura.
    Todo me modifica por el solo hecho de aparecer en mi vida.
    Estas letras lejos de aumentar mi crisis, me acomodaron piezas.
    Cosa e' mandinga capaz. O no.
    Mi ACCION tuvo sus EFECTOS, y tus EFECTOS modificaron mi ACCION.

    Creo que es bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es muy complicado sincerarse con uno mismo, mirarse al espejo y describirse con brutal honestidad. Mas dificil todavia, es expresarlo de un modo tan elocuazmente claro como para que si alguien lee esa definicion precisa, esa biogradia escrita casi compulsivamente, entienda el mensaje tan claro de que al final, lo que queda de uno son los sueños cumplidos, los que quedan por cumplir y como uno disfruta y viva ese tiempo que nos toca pasar por aca. Si de tu papa estas enamorada profundamente, me parece que lo aprendiste de tu mama.. Y se quejen o no, parece que te dejaron elegir, porque era evidente.. que te enseñaron a hacerlo correctamente.

    ResponderEliminar
  3. En algo me vi reflejada y también pasó por mi mente la vida de mi hija mayor de casi 27.
    Nunca pretendí demasiado, jamás fui ambiciosa y creo que me viene de los genes de mi padre, porque mi madre logró cumplir sus sueños.
    Ser diferente no es malo pero sí vivir algo impuesto por las convenciones sociales o por mandato familiar.
    Una es lo que es...para bien o para mal. Me encantó tu post y tu sinceridad.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Wow! Si, lo primero q se me viene a la mente, despues de leer sin poder levantar la vista, es WOW!
    Cuanta realidad expresada con una franqueza salvaje.
    Me volvió loco!
    La felicito y ojala encuentre entre los millones y millones de personas q andan dando vuelta x el mundo a esa persona q ud esta buscando.
    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  5. Ni estafadora, ni esquizofrénica, ni contradictoria: usted no cree en la reencarnación y por eso vive las siete vidas superpuestas. Formidable.
    Su relato ha sido claro, limpio. Me condujo por sus diferentes versiones mostrándome lo más encantador de su excepción y lo más lindo de su norma. Porque hay que ser una mariposa zurda y tetona mientras se borda un almohadón. No cualquiera.
    Recuérdese algo: inútil será un descosido. Preste atención a los costureros deseosos de esquivas que lo tienten a dar el mal paso. Porque usted no está rota, querida, usted está superpuesta.

    ResponderEliminar
  6. Señorita, demasiada honestidad en este post, demasiada. Eso me gusta, no todo el mundo se puede describir realmente como es arriesgandosé a que la juzguen, y que le importe un huevo, así que la felicito.
    Y espero que en otra vida si sea un gato :)

    ResponderEliminar
  7. me gusto muy transparente el post, cantando las verdades al mundo, sin importar lo que digan.. buena actitud!

    ResponderEliminar
  8. ¿seguar necesita hacer terapia? Creo que está tirando el dinero,pero es suyo, haga con él lo que quiera.
    De las varias reaciiones que me produce el texto rescato: que siendo confrontativo, es inclusivo; que siendo siendo un desnudo de lecturas personales, invita amablemente a replantearnos cada uno el cómo enfrentamos nuestras relacines diarios,por caso laborales.
    Y acaso la búsqueda, de la que habla al final, sea la misma que hacemos todos,algunos nos dejamos acompañar durante un tiempo, o toda la vida, pero en la escencia del solitario está el componente que nos hace nómades en las relaciones.
    ¿ya le dije que me gusta cómo escribe?

    ResponderEliminar
  9. Niña, leí anoche y se ve que me quedó en el inconsciente.. Entonces: soñé que llegábamos tarde a algún lado y bueno... había que correr. Lo loco: solo veía las piernas de tu avatar corriendo en las botas de taco aguja con las que te enfrentaste al camionero.. Me dio mucha impresion cuando me desperté a las 6 am cayendo en la irrevocable conclusión de que se me terminaron de volar los patos, y cuanta ave plumífera estuviera sosteniendo mi psiquis.
    OD: el comentario de lol_v_stein me parece excelente!!

    ResponderEliminar
  10. Basta de hablar de buscar la MEDIA NARANJA. Cada uno de nosotros es una NARANJA ENTERA. Si por eleccion y placer queres buscar otra fruta que combine, adelante!!
    Si encontraste un señor fruto que te de lo que necesitas y ambos deciden hacer una ENSALADA DE FRUTA, adelante! Pero si queres seguir siendo NARANJA COMPLETA, adelante también!!
    Me gustó Lore-
    HADA

    ResponderEliminar
  11. Una increible muestra de sinceridad, autocritica y autoestima,todo junto resumido en tu relato.
    Caminante no hay camino, se hace camino al andar (no?) y cuando mires hacia atras seguramente mucha senda la has de volver a querer pisar...
    Besos..

    ResponderEliminar
  12. Como comentó Augusto Gloop, lo primero que me viene a la cabeza es WOW. Después un deseo incontrolable de preguntar… ¿Te queres casar conmigo? Luego recuerdo que ya estoy casado.
    Hablando en serio, aunque lo anterior haya sido bien en serio, ¿hace falta que te preocupes porque el loquero esta haciéndose milanga en la playa? La tenes mas que clara sobre quien sos y lo que queres… que no creo que necesites ni pagar el boleto para pasar por la puerta de un consultorio. Por algo te dijo, …”a mi vuelta vemos si retomamos…”. Sabe que el alta te la ganaste con creces.
    Tengo una hija de 4 años, y aunque suene demagogo, y hasta demasiado fuerte por no decir ridículo, me gustaría que cuando tenga alrededor de 30 pueda redactar algo similar a lo que escribiste.
    Más allá de la catarsis, es más que evidente lo cuan segura de vos estás para desnudarte así en este medio que no siempre está dispuesto a aceptar de brazos abiertos la honestidad bruta. Admira la forma en que exteriorizas públicamente tus miedos, frustraciones, fracasos y logros. Tu alegato es un verdadero cross a la mandíbula.
    Esto me recuerda a una vieja canción “brasileira” que cantaba Erasmo Carlos que en unas partes decía lo siguiente:

    Dizem que a mulher é o sexo frágil
    Mas que mentira absurda
    Eu que faço parte da rotina de uma delas
    Sei que a força está com elas
    Veja como é forte a que eu conheço
    Sua sapiência não tem preço
    Satisfaz meu ego se fingindo submissa
    Mas no fundo me enfeitiça...

    ... Mulher, mulher
    Na escola em que você foi ensinada
    Jamais tirei um 10
    Sou forte, mas não chego aos seus pés.

    ResponderEliminar
  13. Sin importar que mi comentario suene como el piropo de la “bendita tuerca”, no me queda más que agradecerle al mal día que tuve, que me trajo frente al computador justo a la hora en la que Marcelo Mozón escribía “IM-PRE-SIO-NAN-TE!”.

    Quizás mis pupilas y mi cerebro estaban más dilatados que de costumbre por el auto fuera de mi casa con California Dreaming a todo volumen. No sé, pero no lograba parar de leer.

    Me llevaste a un lugar al cual no esperaba estar en un día como hoy. Un lugar al que, por jugar al adulto, hacía mucho no visitaba. Un lugar casi siempre distante pero que uno puede acceder de inmediato cuando el estímulo es el apropiado. Un lugar que paciente y oportunamente me exige atención y se hace manifestar con una lágrima cuando veo una película de amor; y dos cuando el amor es filial.

    Gracias pinche día feo, gracias Marcelo, gracias bendita tuerca. Gracias @EfectoClara.

    ResponderEliminar
  14. Me encanto ahora te conozco un poquito mas,es muy dificil hacer una desripcion de uno y que sea tan interesante de leer. Felicitaciones y suerte en la busqueda

    ResponderEliminar

"las palabras no valen sólo por su significado sino por el efecto que producen"
...Gracias...ʚϊɞ