21 sept. 2011

El extraño destino de la mujer puente.



"...Arriba el sol
abajo el reflejo de
como estalla mi alma.
Ya estás aquí
el paso que dimos
es causa y es efecto..."


Gentileza de @SirPiojo

Renací aquel diciembre. Jueves, 20. Desde entonces soy aquello que une historias del pasado y del presente. Desde entonces visto de violeta cuando salgo a luchar o la alegría me desborda.

A veces cuesta mantenerse con la dignidad erguida. Sobre todo cuando el mundo nos grita que sólo valen aquellos que ganan. Especialmente porque vista desde el productivismo capitalista soy de las que pierde, siempre.

Si mi vida fuera una novela jamás sería la protagonista. A lo sumo sería la amiga, la confidente o la tentación, pero nunca sería la depositaria definitiva de una pasión descontrolada. Siempre llego tarde. Especialmente a la vida de los otros.

Llego cuando ya no les queda corazón, ni sueños, ni energía. Alguien más disfrutó de su plenitud, y además les hurtó el futuro. Ya no creen. No sólo no sienten sino que tampoco creen que puedan volver a hacerlo.


Yo soy de las segundas. Soy una mujer puente. Esa clase de mujer que acude tras una herida, aparentemente, mortal. Pero que te revive.-

Recuerdo una charla que tuvimos hace mucho con mis amigas interrumpida por la madre de una de ellas (profesora mía de la facultad) a la voz de:

- Una le enseña a hablar, a comer, a vestirse y a bailar. Hasta cogiendo bien lo deja, para que al final los beneficios se los lleve otra.-

Creo que es lo único que aquella mujer supo enseñarme: Jamás seré esa clase de mujer. Porque si  de amaestrar criaturas se trata, prefiero comprarme un perro. Pero principalmente, porque yo los acepto. A ellos, y a sus historias. Que siempre resulta densa, cargada de desilusión y desamor.

Nosotras tenemos la capacidad de curar. Nos llegan heridos, machucados, maltratados. Y se van con la estima alta, con el pecho (y el pene) erguido. Seguros de sí mismos, de sus capacidades, pero sobre todo capaces de ser amados y amar. A otra, por supuesto. Porque las mujeres puentes somos eso, simplemente una anomalía en el tránsito.

La otra vez, alguien me dijo que pensando así me condenaba. Y posiblemente así sea, pero asumir lo que somos no nos hace menos importantes, ni más vulnerables, sino, simplemente, capaces de resistir nuestra pena.

A mí me gusta una sola clase de hombres: a los que yo les gusto. Parece conformismo, pero realmente es más bien todo lo contrario. Me gustan los hombres capaces de asumir el riesgo de conocerme y aún así quererme.  Por eso cuando se van, cuando ya no les gusto, o cuando están dispuestos a enamorarse pero asumen que  lo harán de mí, yo simplemente les doy un beso.

- Ya no te quiero - ¿No? ¡Que pena!. -Si, realmente quisiera. -  Pero si no querés vos entonces yo tampoco puedo.- ¿Es una despedida? -Si, cuídate. No te desabrigues.

Por eso mi agenda está llena de ex. Todos ellos me adoran, me extrañan, me necesitan. Vuelven con el tiempo, ya sea porque el camino se hizo intenso, porque el tránsito se volvió agobiante o porque el árido pavimento les reflejó el oasis de mi cama. Vaya a saber porque, pero resulta que todos vuelven.

Preferiría que no se vayan o que, al menos, no se arrepientan. Porque la congestión mental que provoca la indecisión ajena resulta más corrosiva que cualquier despedida.

Ahora estoy parada de un lado de la orilla. Justo ahí donde se reinicia la partida. ¿Dónde estás vos?

Peatón descuidado que caminás con la mirada arrastrada de dignidad abandonada: Levantá los ojos y mirame, aquí donde soy. Tu norte. En mi centro.

Subite a mí. Que mientras yo te enseño a dormir quiero que vos me eduques a soñar.

Recorreme, disfrutame. Mientras dure el paseo. Sin promesas ni exigencias.

Para amar tienes toda la vida y yo no tengo tanto tiempo.-


16 comentarios:

  1. creo que todos somos puentes en la vida de alguien, hasta que llega el fin del camino y ahi tratamos de establecernos

    si es tal como lo escribiste, me resulta triste y como un tanto decepcionante.

    creo que todo llega en esta vida, incluso para los que no buscan

    ResponderEliminar
  2. Me gusto y me recordó a mi misma hace algunos años,te dejo mi blog, una especie de bricolage terapéutico, utilizado durante mucho del tiempo en el que fuí mujer-puente.http://elcuadernodecari.blogspot.com/2010/05/en-este-preciso-momento-renuncio.html

    Cari (@pakaram2011 del TW)

    ResponderEliminar
  3. sos mas linda! sabes que me senti re identificada con lo que escribiste, no sabia como definirlo pero ahora entiendo todo! :) gracias y Felicitaciones, ojala hayan mas mujeres concientes de eso! que no se trata de atar sino de sanar y amar el momento que se esta disfrutando, despues, despues se sigue uno se saca un poquito el polvo y espera al proximo que se anime a interesarse por una! :)

    ResponderEliminar
  4. Me gusto mucho lo que escribiste! Me senti identificada y ahora se como definirlo! Gracias por compartirlo y Felicitaciones! Ojala hubiera mas gente conciente de esto. Por que creo que se trata del aprendizaje del camino y el disfrute y amar a esa persona en el momento, despues... despues no importa! Uno se sacude un poco y se hace mas fuerte ademas de estar contento porque esa persona se cruzo en nuestro camino y pudo ser parte de muchas cosas! :) Besos Linda ♥

    ResponderEliminar
  5. Supremo, supremo! qué hermoso que una de nosotras se ocupe de que nuestras charlas no se pierdan en la evanescencia de la oralidad...Doloroso, angustiante, pero qué viva y sabia se siente y se vuelve una...qué sería de la vida humana sin incertidumbre? Hay que sentir todo lo que se pueda, eso será la marca de un vida vivida y no al pedo...
    Abrazo amiga

    ResponderEliminar
  6. Nena, increíble. Muy emocionante. Imposile no sentirse identificado en algún que otro momento de la vida. Hermoso de verdad.

    ResponderEliminar
  7. yo tambien soy de las segundas y viste... una tormenta se lleva todo para que renazca todo de nuevo.... lastima la gente que no lo entiende lastima de los que no entienden amor. loviu nena . asi.como vos.asi como yo.

    ResponderEliminar
  8. "Ya no creen. No sólo no sienten sino que tampoco creen que puedan volver a hacerlo."
    Muy bien sabes, como mujer que sos, que esta en Ustedes dejar de ser ese puente para convertirse en la meta. Y si no lo logran al menos siendo puente que sea disfrutable el camino... ¿o acaso no se dice que lo importante no es la linea de llegada, sino como se recorra el camino?

    ResponderEliminar
  9. El niño que habita en mi quiere preguntar, y yo le doy permiso: ¿Habrá quienes no se animan a vivir en algunos de los pasos de la vida sólo por miedo? ¿Será que la quietud siempre nos termina atrapando?.
    Muy bello post, con la admiración de siempre, su futuro editor. (:P )

    ResponderEliminar
  10. Soy de los que cree que todo tiene un porque y una conexión entre si, creo que es todo parte de un aprendizaje que no tiene fecha de vencimiento ...

    Nadie llega tarde si sabe hacia donde va.

    Es deliciosa la manera en que escribís. Gracias!

    ResponderEliminar
  11. Muy buena reflexion. Tiene un aire distinto.
    Comparto un poco de lo que tengo, pasa por mi blog si te interesa. Muy bueno lo tuyo.

    Luciana

    aoidossordospalabrasnecias.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Todos somos puentes. El hecho de encontrar otra persona que comparta lo mismo es lo que nos hace dejar de serlo.

    ResponderEliminar
  13. Muy bien 10 felicitada. Excelente reflexión, bella redacción. Simple como todo lo que describe lo real. Gracias

    ResponderEliminar
  14. Resulta difícil expresar nuestras determinaciones. Agradezco su apertura y sus quiebres.-
    Clʚϊɞ

    ResponderEliminar
  15. ya habia comentado y te habia dejado mi blog, pero le cambie el nombre y por las dudas te lo dejo. Igual, habías dejado una firma en el mio tmb. Besos

    http://aoidosneciospalabrassordas.blogspot.com

    ResponderEliminar

"las palabras no valen sólo por su significado sino por el efecto que producen"
...Gracias...ʚϊɞ